Inicio | Historias | Voy Mudarme Por Donde Empiezo

Voy a mudarme, ¡por dónde empiezo!

Vida en un bosque urbano
27 de Febrero, 2017
 

Es temprano un domingo, abro los ojos y en lo primero que pienso es en que en exactamente una semana los camiones de mudanza llegarán y emprenderé el camino hacia mi nuevo hogar; a la vez, y con un tono de alarma, noto que aún no he iniciado a empacar y empiezo una batalla a contratiempo.

La cocina, las habitaciones, los baños, la ropa de cama, ¡los clósets!...  aún entre sueño y sueño es momento de lanzarse de la cama e iniciar a empacar.

Primero lo primero, ¡a organizarse!

Antes de la mudanza: En esta es ideal definir varios temas antes del camino hacia nuestro nuevo hogar:

  • Buscar camiones de mudanza, cotizar y comparar sus costos, así como el tamaño del camión que más nos convenga.
  • Solicitá manos amigas, mientras más fuerza disponible tengás, mejor.
  • Determina qué cosas vas a trasladar en cajas (vajillas por ejemplo) y qué otras cosas podés mover en bolsas (zapatos, ropa de cama, entre otros).
  • Visitá el nuevo hogar y hacé un mapa mental de cómo vas a organizar las cosas.
  • Dejá el nuevo hogar libre de polvo y limpio, así una vez en el sitio, no tenés que preocuparte por eso.
  • No desocupés todas las gavetas, si bien es cierto aumentarán el peso de algunos muebles, será más fácil a la hora de organizarse.
  • Rotulá bolsas y cajas.
  • Empezá a desechar lo que ya no utilizás… hogar nuevo, vida nueva, ¿para qué guardar esas tenis de colores solo porque te llevan de vuelta a los 90´s?

Durante la mudanza: Lo más importante, a pesar de lo cansado que pueda ser, es que disfrutés el momento, no siempre tenés la oportunidad de estrenar hogar y si te estresás en el proceso el primer recuerdo del  nuevo lugar no va a ser el mejor. En esta etapa es importante:

  • Poner todos los paquetes de mudanza en un lugar común para que no tengás que ir habitación por habitación buscando lo que vas a trasladar.
  • Asegurate de no dejar nada en ninguno de los aposentos que estás desocupando.
  • Revisar cómo están acomodando las cosas en el camión para que al bajarlas su ubicación sea mucho más práctica.
  • Supervisá cuando estén subiendo los artículos al camión, así como al bajarlos.
  • Si es posible velá porque el lugar que estás desocupando quede libre de suciedad y en buen estado, dejará una muy buena impresión.
  • En el nuevo hogar recurrí al mapa mental de la primera etapa para ir indicando a dónde van las cosas que se bajan del camión.  

Después de la mudanza: Después de todo el corre y corre, el peso recae en organizar tu nuevo hogar, pero una vez acomodados los artículos grandes lo que queda es enfocarse en detalles pequeños:

  • Iniciá por las cortinas y clósets; la ropa es una de las cosas que más bulto hacen y entre menos desorden veás, más rápido sentís que vas a terminar.
  • Sacá cada cosa y ordenala de una vez, esto te ayudará a organizarte.
  • Volvé a recurrir a las manos amigas.
  • Y por más cansado que estés, tenés que mantener la emoción, no es un proceso fácil, pero sabés que es una decisión que cambiará tu vida.

Lo mejor de una mudanza es que una vez finalizada, te sentés a ver tu nueva casa organizada y te sintás satisfecho, seguro, pleno y emocionado. Al mudarse comprendé que estás iniciando un nuevo ciclo y que valió la pena cada esfuerzo. Entonces, ¡organizate, no te vas a arrepentir!

 

Apartamentos de 1, 2 y 3 habitaciones listos para entrega inmediata.
Contactanos para realizar una visita a tu nuevo hogar.